Cuando surgió la abstracción, parecía el fin de un ciclo y un cambio total de las jerarquías anteriores, esperando que el propio objeto  (el antiguo tema) se convirtiera en la propia forma de la creación. Los artistas crean una especie de nueva alquimia. Se trata de una pintura gestual, en la que el movimiento es una ecuación muy importante.

 



Ángel Martínez posee las características para ser englobado dentro del expresionismo abstracto, pero sus obras no poseen la angustia que contenían las obras de los artistas de la Escuela de Nueva York. En las obras de gran formato de Martínez, existe una explosión de color en la que sólo vemos luz, en la que sólo vemos vida.

El artista pretende llegar a la parte más simple deconstruyendo la obra, demostrando que lo complejo es la simplicidad. El menos es más como filosofía de su trayectoria.

En la exposición Primavera básica, constituida por obras abstractas, hay quienes ven paisajes, hay quienes ven flores, y hay quienes ven los colores de la primavera resumidos de la forma más básica posible, creando así esa Primavera básica cuya esencia está implícita en cada una de las obras que conforman la exposición.

Ha expuesto en ciudades como Águilas (Murcia) u Orce (Granada), pero esta es la primera exposición individual que realiza en una Galería de Arte de Murcia. Acrílico y resina son los protagonistas de esta representación de la primera que puede verse actualmente en Léucade.

Sofía Martínez Hernández.

Propietaria de Galería Léucade.